¡Que no te engañe la vista, es un trampantojo!

¿No te suena la palabra trampantojo?

¿Cómo? ¿Que no sabes lo que es un trampantojo? Segurísimo que sí lo sabes; pero a lo mejor la palabra te ha despistado un poco. Tranquilo, aquí estamos los Magos Dálmatas para explicártelo mejor. Un trampantojo no es ni más ni menos que, tal y como su nombre indica, una trampa para el ojo. No, no, no es que quieran cazar tu ojo y merendárselo; es engañar al sentido de la vista viendo una cosa cuando la realidad es totalmente distinta. Un ejemplo cotidiano es cuando coges un bolígrafo por el medio con tu dedo índice y pulgar y lo mueves despacito. ¿No parece que es de chicle? Pero no, es un truco visual. Los más famosos trampantojos; aunque parezca de chiste; son… ¡en la cocina! Sí, sí, chefs de los más famosos se divierten engañando a nuestros sentidos con los platos que crean.

Y también por supuesto existe el trampantojo en murales: pinturas en paredes, suelos y demás superficies cotidianas que parecen lo que no son. Hoy los Magos Dálmatas se han puesto a investigar y os hemos traído los más espectaculares trampantojos que hemos podido encontrar. ¡Que disfrutéis! J

El trampantojo culinario

Mmm… ¡qué hambre nos ha entrado buscando el trampantojo culinario! Tanto lo que creíamos ver como lo que en realidad era nos ha abierto el apetito. Consiste en un engaño al ojo humano en el que, por ejemplo, tú estás viendo un plato de patatas fritas, y en realidad son trozos de manzana cortados de la misma manera. ¿Cómo te quedas? ¡Pues nosotros igual! Parece cosa de magia, ¿verdad? Pasamos a enseñarte los que más nos han impactado. Bon appétit!

  • ¡Qué pinta tiene ese plato de aceitunas!

Mmm… ¡Qué pinta tiene ese plato de aceitunas! ¿Qué? ¿Qué no es un plato de aceitunas? ¡Cómo que no! Pues son esferas de queso y anchoas en aceite de oliva virgen, creadas por el chef Francis Paniego. ¡Qué ricas!

¡Qué pinta tiene ese plato de aceitunas!
  • ¿Piedras para comer?

Que no, hombre, ¿cómo os van a dar piedras para comer? Es una creación del chef Pepe Solla que consiste en mezclar puré de garbanzos con algas. Dan el pego, ¿verdad?

¿Piedras para comer?
  • Árbol dulce

No hombre, con árbol dulce no nos referimos a que os pongáis a beber savia del árbol, sino a esta creación del chef Óscar Calleja, que ha creado este bonsái de tarta de queso con chocolate. Con lo golosos que somos… ¡sin palabras!

Árbol dulce
  • ¿Verduras dulces?

Pues sí, la chef Beatriz Sotello nos engañó con esta menestra de verduras dulces. ¿Verduras dulces? ¡Claro! Porque es una ensalada de frutas en vez de verduras. Hay que ver estos chefs…

Verduras dulces
  • ¿Comida rápida así? ¡Sí, por favor!

Este es el trampantojo culinario definitivo. ¿Quién te iba a decir que un menú de una conocida cadena de comida rápida podría ser tan sano? ¿Quién no quiere comida rápida así? ¡Sí, por favor! ¡Al ataque!

Comida rápida trampantojo

El trampantojo pictórico

Así lo hemos querido llamar, el trampantojo pictórico, para que quede bien diferenciado del punto anterior, el culinario. ¿En qué consiste? Muy fácil, en hacerle creer al ojo humano que está viendo un relieve; cuando en realidad lo que tiene delante es una superficie lisa (una pared, un suelo, etc.) Quizá esto suene muy lioso; así que te vamos a poner unos ejemplos gráficos. ¡Que no te engañen!

  • ¡Al agua patos!

Anda que… ¡imagínate si nos tiramos al agua patos! Pero es que está tan bien pintada la piscina que es muy fácil engañarnos. Qué envidia la gente que sabe pintar así L

¡Al agua patos!
  • ¿Focas en Europa?

¡Pues sí! Si no puedes irte a la Antártida, hemos encontrado focas en Europa. Qué chulo, ¿no?

dibujo trampantojo
  • ¡¡Grrroarrrr!!

¿Quién no ha querido nunca tocar un tigre sin miedo a que le coma? O incluso ¡montarse en uno! Pues no hace falta ni hipnotizarlo con trucos de magia gracias al artista Arndt Nikolaj. ¡¡Grrroarrrr!!

¡¡Grrroarrrr!!
  • Cómic

Si es que lo que no haya en Bruselas… ¿A quién se le podía ocurrir pintar una viñeta de cómic en una fachada de una casa? Pues sea quien sea; ¡es un genio! Porque el resultado es alucinante…

Cómic
  • Fachada derruida

Otra de las técnicas para engañar al ojo más recurrentes es hacer como que está la fachada derruida y se puede ver lo que hay dentro. Pero obviamente no está derruida; es solo pintura. ¡Brillante!

Fachada derruida

Buah, todavía estamos frontándonos los ojos a ver si somos capaces de ver a la primera los trucos del trampantojo. ¡Pero es que es muy difícil adivinarlos sin que alguien te dé una pista! Y a ti, ¿te ha costado adivinar de qué estaba hecha la comida “falsa”? ¿Y la pintura de los suelos? ¿No te hubiese dado miedo pisarla y caerte? Cuéntanos tu experiencia con trampantojos, a los Magos Dálmatas nos encanta saber cositas de ti ;).

 

3 Responses to “¡Que no te engañe la vista, es un trampantojo!”

  1. Oye el del tigre está muy pero que muy bien hecho! Aunque en realidad todos son estupendos. Qué bien que enseñéis estas cosas. Un saludo desde Alicante, mi sobrino os tiene mucho aprecio.

    Responder
  2. No sabía que existían trampantojos para cocinar. Yo que soy una abuela moderna (o así me considero) pienso probar a hacer algunos. De momento el que más me llama es el árbol pequeñito. Ya os diré qué tal me sale y si es comestible jejeje

    Responder
  3. Me he quedado loca con los trampantojos para cocinar. ¡qué pasada! Sin vuestra explicación no hubiese sabido de qué estaban hechos. E incluso después sigo flipando!!

    Responder

Deja Tu Comentario