Consejos para dejar de morderse las uñas

morderse las uñas

¡No vale morderse las uñas!

Estás haciendo cualquier cosa y de repente ¡zas! Te encuentras con las uñas en la boca. ¡Pues muy mal! Morderse las uñas es un hábito muy feo. Y seguro que tu hijo también lo hace porque lo ha visto en casa (o porque está nervioso, vete a saber). El caso es que tanto vosotros como vuestros hijos lo hacéis y Magos Dálmatas ha descubierto que aparte de consecuencias estéticas, porque la verdad es que queda horroroso ver dedos casi en carne viva, hay también unas consecuencias de salud bastante importantes que seguro que no tenías ni idea.

¿A que no sabías que comerse las uñas puede causar salmonelosis? Pues pregúntaselo a uno de nuestros magos que estuvo bien malito durante dos semanas. El pobre estuvo esas dos semanas “a caballo” entre la cama y el baño, porque le dio una fiebre muy alta, aparte diarrea y vómitos. Y eso que es un adulto sano, ¿eh? Pues imagínate en un niño. Vale que es un caso muy extremo, pero lo hemos vivido, con lo cual puede pasar. Así que hoy Magos Dálmatas te trae unos consejitos para evitar morderse las uñas para ti y para tu hijo, por vuestra salud y porque no de cosita miraros los dedos, que hay mucha gente que… ¡vaya tela!

¿Qué pasa por morderse las uñas?

Pues, aunque parezca que no, muchas cosas pasan por morderse las uñas. La onicofagia (que así se llama en términos médicos) tiene una relación directa con la salud ya que el hecho morderse las uñas puede producir:

  • Heridas o sangrado en las cutículas.
  • Infecciones por hongos o bacterias
  • Deformidad de las uñas.
  • Tener la yema de los dedos en carne viva.
  • Problemas en los dientes, como caries o desgaste del esmalte.
  • Lesiones en las encías y aftas por la transmisión de gérmenes.
  • Enfermedades en el estómago cuando aparte de morder las uñas, se tragan.
  • Inconvenientes pulmonares si la uña se encaja en las vías respiratorias.

Asusta un poco, ¿no? ¡Pues ya sabes!

5 consejos para dejar de morderse las uñas

Que sí, que el caso de nuestro compañero es un caso muy aislado, pero al hacerle un montón de análisis vieron que la culpa de todo lo tenían las uñas. Sí, sí, algo tan mundano como morderse las uñas. A raíz de esto, como lo vimos tan malito al pobre, decidimos escribir este artículo para alertaros a vosotros y daros 5 consejos para dejar de morderse las uñas. ¡Comencemos!

Observa cómo empiezas

Observa cómo empiezas a comerte las uñas ¿Qué haces? Las acaricias, tocas, frotas o rascas las uñas, lo cual lleva directamente a metértelas en la boca. El segundo paso es identificar los momentos en que tu hábito se activa, como exámenes, antes de tomar determinadas decisiones, etc. El tercer paso y final es elegir las actividades que evitan este proceso de estrés y mantienen tus manos ocupadas, como por ejemplo decoración, crucigramas…

Chicle sin azúcar

¿No te funciona el truco número uno? Pasemos al número 2: masticar chicle sin azúcar cada vez que sientas el deseo incontrolable de morderse las uñas. Así mantendrás la mandíbula ocupada y es más complicado que te acuerdes de tus uñas. Es una de las mejores ideas, ¿verdad?

Échales cosas raras por encima

No, no, no estamos diciendo nada asqueroso. Sino que sabemos que si saben raro, no te las vas a acercar a la boca así que ¿por qué no? Échales cosas raras por encima, por ejemplo, embadúrnalas en aloe vera recién extraído de la planta. Está tremendamente asqueroso. Eso es lo que utilizamos con nuestro compañero ahora que ya que se ha reincorporado a trabajar, y le vemos de vez en cuando poner caras raras y es porque se ha intentado meter las manos en la boca. ¡Le sabe a rayos! ¡¡IMPORTANTE!! Nada tóxico, por favor.

Guantes

Si ves que tus niños o tú no tenéis manera de controlaros, vamos a pasar ya a un remedio súper “heavy”: vivir con guantes 24 horas. Eso sí, en verano ya lo tendréis que haber superado, sino ¡qué horror! Al tener las manos cubiertas os lo estaréis poniendo más difícil para llegar a las uñas. Y si hay algún listillo que se los quita para morderse las uñas, se le ata el guante bien fuerte y a ver si se atreve, ¡hombre!

Ponerse metas

Claro, al ponerse metas alcanzables, como por ejemplo dejar de morderse las uñas de una mano en un par de semanas, existe una motivación. Además, al comparar la mano “sana” con la mano de las uñas mordidas os daréis cuenta de la diferencia y querréis hacer lo mismo con la otra mano. ¡Probadlo!

Qué, ¿te atreves a dejar este “vicio”? Que morderse las uñas es algo muy feo, hombre. Piensa en tus hijos, ellos son una calca de lo que ven en casa. ¿Has probado ya algún remedio? ¿Tienes alguno más que no hayamos puesto? Pues compártelo con los Magos Dálmatas, que tenemos al pobre Jesús (nuestro compañero) un poco harto del aloe vera de sus uñas. ¡Vamos!

 

4 Responses to “Consejos para dejar de morderse las uñas”

  1. La verdad que la tarea de morderse las uñas es un hábito tremendamente horroroso! Ojalá fuese capaz de dejarlo de hacer. Probaré alguno de vuestros trucos “mágicos” a ver si soy capaz. Ya os contaré!

    Responder
  2. Ahora que ya acaba el verano puedo probar lo de ponerme los guantes para dejar de morderme las uñas, porque tengo los dedos que parecen muñones. Ojalá me funcione este truco, sino deberé probar los demás. 🙁

    Responder
  3. Mi hija no paaaara de morderse las uñas, ya no sé qué hacer. Tiene tal vicio que cada vez que la veo le doy chicle sin azúcar y a la pobre mía le duele ya la mandíbula. Intentaré estos trucos para que deje de morderse las uñas. Gracias!

    Responder
  4. El tema de morderse las uñas es algo que ni los niños ni los adultos controlamos. Yo desde pequeña me como las uñas y no puedo evitarlo. Pero es cierto que hay muchos consejos y remedios caseros para evitar morderse las uñas. Algunos de los que señaláis no los conocía. Me los apunto 😉

    Responder

Deja Tu Comentario