¿cuál es la mejor pipeta contra leishmaniosis?

¿cuál es la mejor pipeta contra leishmaniosis?

¿cuál es la mejor pipeta contra leishmaniosis?

Características clínicas de la leishmaniosis

Las principales estrategias de prevención de la leishmaniosis canina consisten en evitar la picadura de la mosca de la arena, el vector de esta grave enfermedad. Para proteger a su mascota, es fundamental conocer el nivel de riesgo de su perro y utilizar collares repelentes.

“Quien tiene un amigo tiene un tesoro”. Esta frase, atribuida al rey Salomón, encierra una gran verdad. Es muy importante proteger a nuestros fieles compañeros y hacer lo posible para garantizar su salud. Por eso los llevamos al veterinario y les ponemos las vacunas necesarias. Sin embargo, hay un enemigo tan discreto como peligroso: la leishmaniosis, una enfermedad escurridiza, capaz de burlar incluso el calendario de vacunación más estricto. Se trata de una patología grave, de difícil tratamiento y que puede transmitirse a los humanos. ¡Aquí te damos las claves para prevenirla!

La leishmaniosis se transmite a través de la picadura de una mosca de la arena (un pequeño insecto parecido a un mosquito) del género Leishmania. Cuando se alimenta de un animal infectado, su picadura se convierte en un riesgo para la salud, sobre todo para perros, gatos y humanos. En el caso de los perros, cuando se infectan, el parásito se reproduce dentro de sus células y puede afectar, directa e indirectamente, a multitud de tejidos y órganos.

Especies de leishmania

Actualmente existen dos formas de prevenir la leishmania. La primera es evitar que el mosquito responsable de transmitir la enfermedad parasitaria pique a nuestra mascota; esto se consigue con pipetas, collares o sprays insecticidas. La segunda forma se basa en enseñar al organismo a combatir la enfermedad; lo haremos con vacunas o un jarabe.

  ¿cuánto debe pesar un husky de 6 meses?

Hablando de las opciones antiparasitarias externas debemos mencionar en primer lugar los spot on (por ejemplo: Advantix, Effitix, Frontline), tienen una duración máxima de 4 semanas, aunque se recomienda redistribuir a las 3 semanas en épocas o zonas de mayor riesgo. No todos tienen protección frente al mosquito de la Leishmania, por lo que es importante asegurarse en el momento de la compra. Lo mismo ocurre con los collares antiparasitarios, algunos cubren la picadura del mosquito y otros no, algunos tienen una duración de 4 meses, otros de 8… Hay diferentes marcas (ej: Scalibor, Seresto, Taber) y diferentes composiciones. Por último, los sprays insecticidas suelen tener una corta duración de acción por lo que se recomiendan para infestaciones momentáneas de parásitos, no para la prevención.

Directrices sobre la leishmaniasis

El término leishmaniasis engloba múltiples síndromes clínicos, varios de los cuales se describen aquí: las formas cutánea, mucosa y visceral, que resultan de la infección de los macrófagos en la dermis, en la mucosa naso-orofaríngea y en todo el sistema reticuloendotelial, respectivamente. En las tres formas, la infección puede ser desde asintomática hasta grave. La leishmaniasis cutánea y de las mucosas puede causar una morbilidad considerable, mientras que la leishmaniasis visceral puede poner en peligro la vida.

Esta es la forma más común de leishmaniasis, tanto en general como en los viajeros estadounidenses. A menos que se especifique lo contrario, la leishmaniasis cutánea se refiere a la leishmaniasis cutánea localizada, y no a formas mucho menos comunes, como la leishmaniasis cutánea difusa y la leishmaniasis cutánea diseminada. Diferentes especies de Leishmania causan la leishmaniasis cutánea del Viejo Mundo y del Nuevo Mundo (América). En el Viejo Mundo (el hemisferio oriental), los agentes etiológicos son Leishmania tropica, L. major y L. aethiopica, así como L. infantum y L. donovani. Las principales especies del Nuevo Mundo (hemisferio occidental) pertenecen al complejo de especies de L. mexicana (L. mexicana, L. amazonensis y L. venezuelensis) o al subgénero Viannia (L. [V.] braziliensis, L. [V.] guyanensis, L. [V.] panamensis y L. [V.] peruviana); L. infantum/L. chagasi también causa leishmaniasis cutánea en el Nuevo Mundo.

  ¿cuántos meses dar royal canin urinary?

Leishmaniosis visceral

La leishmaniosis visceral canina es un problema de salud pública cada vez más importante. Los perros infectados por Leishmania infantum son el principal reservorio doméstico del parásito y desempeñan un papel fundamental en su transmisión al ser humano. Los recientes descubrimientos han contribuido al desarrollo de nuevos métodos de diagnóstico y de medidas de control, como las vacunas, algunas de las cuales ya están disponibles en el mercado. Sin embargo, hay que seguir procedimientos cuantitativos para confirmar si estas vacunas provocan una respuesta inmunitaria mediada por células. El presente trabajo describe la necesidad de esta evaluación y las técnicas disponibles para confirmar este tipo de respuesta inmunitaria.

La leishmaniosis visceral zoonótica (LVZ) es una enfermedad transmitida por vectores y causada por el parásito protozoario Leishmania infantum (syn. Leishmania chagasi). En el Viejo Mundo, el parásito se transmite por la picadura de moscas de la arena pertenecientes al género Phlebotomus; en el Nuevo Mundo, los miembros del género Lutzomyia asumen este papel. La ZVL se da en la Europa mediterránea, en el norte de África y en Oriente Próximo, en Asia Central, en China y en América Latina, apareciendo en focos que coinciden precisamente con la distribución geográfica de los vectores de la enfermedad. La incidencia de la leishmaniasis visceral humana (LVH) se estima en 4.500-6.800 casos en las Américas, 1.200-2.000 en los países mediterráneos y 5.000-10.000 en todo Oriente Medio hasta Asia Central (1).

  ¿qué alimentos no debe comer tu perro?

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad