Haciendo Malvaviscos Caseros

¡Nos encantan los malvaviscos!

¿Y a ti? Claro que sí. Aunque yo soy más partidaria de cocinar y comer malvaviscos en invierno, ya que me encantan con una buena taza de chocolate caliente; para nuestros Magos Dálmatas, sin embargo, cualquier estación del año es perfecta para disfrutar de esta delicatessen. Así es que nada amigos, hemos estado charlando y hemos decidido que vamos a dedicar este post a explicarte cómo hacer malvaviscos caseros. De esta manera, tanto los que como yo prefieren comerlos en invierno, como para los que quieren durante todo el año, podréis disfrutar de esta delicia que tanto gusta a los peques. Además nos guardamos un AS bajo la manga. No podíamos terminar nuestro truco sin una presentación digna de él. Por eso te vamos a dar alguna idea sobre cómo puedes decorarlos. ¿Se te hace la “boca agua”? ¡A nosotros también!

Cómo hacer malvaviscos caseros

Yo no sé vosotros, pero nuestros magos necesitan de vez en cuando un dulce capricho como este para recobrar fuerzas. ¿Y qué mejor forma que haciéndolo desde casa? Por eso te vamos a dar una de las recetas para niños y mayores que seguro que memorizarás con mucho gusto. Cómo hacer malvaviscos caseros ya no será nunca más una pregunta para ti. Ahora, como seas igual de torpe que yo en la cocina, casi que es mejor que pases a la opción de comprarlos. ¿Nos ponemos manos a la masa?

Ingredientes

Los ingredientes que vas a usar son:

  • 500 grs. de azúcar.
  • 250 ml de agua.
  • 15 grs. gelatina sin sabor.
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla.
  • 1 pizca de sal.
  • Azúcar impalpable para espolvorear.

Preparación

Para la preparación de los malvaviscos tienes que poner una olla con el azúcar y el agua. Ponlo a fuego alto  y espera hasta que obtengas almíbar a punto de hilo fuerte (es cuando tomas un poco de almíbar entre la yema de dos dedos y al separarlos se forma un hilo que no se rompe). Mientras haces el almíbar, en un bol bate la gelatina con la vainilla, la sal y el resto del agua y, cuando el almíbar esté listo, lo viertes, sin dejar de batir, hasta que la preparación esté blanca.

Espolvorea una fuente con azúcar flor y pon la preparación en esta. Ahora empareja y espolvorea de nuevo con azúcar flor. Ya sólo queda esperar a que se enfríe a temperatura ambiente y cortarlos en cubos o cuadros.
DATO IMPORTANTE
Para dar color a los malvaviscos, durante el batido se le añaden gotas de colorante para repostería.

Cómo hacer malvaviscos caseros

Ideas para decorar los malvaviscos

Una vez que ya hemos hecho nuestros malvaviscos caseros, queda ponerles el broche de oro, el show final que hará levantar a toda la grada. Todo esto lo conseguirás con las ideas para decorar los malvaviscos que te voy a dar. Por supuesto siempre tienes muchas más opciones, sólo necesitas echarle un poco de imaginación.

Con chocolate

La primera opción que te vamos a dar tiene como elemento estrella el chocolate. ¿Te gusta? Yo soy adicta a él por eso soy partidaria de que con chocolate todo sabe mejor. ¿Lo probamos? Pues sigue los pasos.

  • Pon un malvavisco en la brocheta. Deberías pinchar la brocheta a la mitad del malvavisco.
  • Llena un cazo con chocolate o caramelo y fúndelo en el horno o microondas hasta que tengas un líquido tibio y pegajoso perfecto para bañar. Cuando termines de fundir la sustancia, ponla en un bol.
  • Con cuidado, mete el malvavisco en el líquido y gira la brocheta. Puede que termines con un poco de chocolate en la brocheta.
  • Si quieres añadir otros ingredientes, como cristales de azúcar o pequeñas pepitas de chocolate, tendrás que espolvorearlos sobre los malvaviscos en cuanto termines de cubrirlos de chocolate, para que se queden pegados.
  • Si quieres que la cubierta del malvavisco quede dura, ponlos en el congelador. Les llevará unas cuantas horas endurecerse (ve mirando hasta que estén tan duros como quieras). Si no quieres congelarlos, resérvalos durante unos 10 minutos para que se enfríen un poco antes de que puedas comértelos.
  • Puedes poner las brochetas en un vaso alto, para no estropearlas.

Con agua

Si no te gusta el chocolate (cosa que me parece imposible) puedes hacer lo mismo pero con agua. Es decir, haz la brocheta como en el caso anterior y en lugar de bañarlo de chocolate, lo pones en agua. De esta manera los ingredientes que añadas   quedarán pegados a los malvaviscos.

¿Qué idea te gusta más para decorar tus malvaviscos? Desde luego que en Magos Dálmatas tiramos más para el chocolate. No lo dudes y prueba a hacerlos, quedarán geniales en todos los eventos infantiles que tengas. Si tienes otras ideas o recetas ¡compártelas con nosotros! Te esperamos en nuestras redes sociales.

 

 

3 Responses to “Haciendo Malvaviscos Caseros”

  1. No sabía que a las nubecitas se les llamaba malvaviscos jajaja pero me ennnncaaaaantan! Genial la receta! ya os diré si me salen bien

    Responder
  2. El otro día estuve con mi sobrino preparando los malvaviscos caseros tal y como lo explicáis aquí, y para ser la primera vez, nos salieron mmmm riquísimos! Muchas gracias por vuestras ideas, sois geniales!!

    Responder
  3. Yo no sabía que se podían hacer malvaviscos caseros! Pensaba que era algo totalmente industrial. Pero en casa nos encantan así que no tardaremos mucho en intentar hacerlos. Gracias por la receta!

    Responder

Deja Tu Comentario