Vuelve a tu infancia con los diábolos

¿Tus hijos no conocen los diábolos?

Es probable que no conozcan los diábolos. Los Magos Dálmatas sabemos que, desgraciadamente; los niños ya no pasan tanto tiempo como antes jugando en la calle con sus amigos; sino que se pegan a la pantalla de la televisión; del ordenador y de la consola y no hay quien los despegue de allí en toda la tarde. Es una triste realidad que está muy implantada en la sociedad y vosotros, como padres; tenéis que intentar eliminar. Tenéis que conseguir que vuestro hijo siga pasando horas en un parque, que juegue con sus amigos, que monte en bicicleta… Y para ello, ¿por qué no enseñarle truquitos de tu infancia?

A lo mejor si se lo dices así tan de golpe te dice que eres un “carca”, pero en Magos Dálmatas creemos que si les enseñas a jugar con el diábolo, al revés, te preocuparás porque no pisan tu casa en todo el día porque se han ido a la calle a jugar con él. Hoy te traemos unos trucos básicos con diábolos para que le enseñes a tu hijo, y algunos un poco más difíciles para que le enganches a este juego más antiguo que el hilo de coser 😉 .

Un poquito de historia de los diábolos

Desde que tenemos uso de razón se ha jugado con diábolos: lo jugamos nosotros de niños, nuestros padres, los padres de nuestros padres, los padres de los padres de nuestros padres, etc. Así que aquí os contamos un poquito de historia de los diábolos.

Según estudios históricos, los diábolos fueron inventados en China en el año 300 d.C., aunque se afirma que ya existían en una dinastía china de hace casi 4000 años. Pero volviendo mucho más hacia adelante en el tiempo, tanto fue su éxito en Inglaterra y Francia que, a partir de 1810; se crearon clubes y competiciones entre la alta sociedad. A partir de los años 1980 comenzó su auge otra vez con la aparición de nuevos materiales y coloridos diseños que lo han vuelto a hacer popular. Por tanto si estás pensando en regalarle algo “low cost” pero entretenido a tu pequeño, un diábolo es una las mejores ideas que puedes tener.

Trucos básicos con diábolos

Para empezar a coger tacto con ellos, vamos a aprender trucos básicos con diábolos, ya pasaremos al modo experto luego.

  • Arrancar el diábolo

Para arrancar el diábolo, lo ponemos en el suelo, lo arrastramos lo más lejos posible de la mano hábil y lo levantamos. De modo que una vez levantado ya gira. Para mantenerlo girando, golpearemos con el palito de la mano hábil sobre el de la mano no hábil.

El siguiente paso consiste en golpear al aire, es decir reproducir el movimiento anterior (moviendo la mano hábil arriba y abajo, y manteniendo la no hábil quieta). Para darle mayor velocidad al diábolo, una vez lo hemos levantado del suelo y esté girando, con la mano hábil damos una vuelta alrededor del eje (de manera que la cuerda da una vuelta entera alrededor de éste), y seguimos golpeando al aire.

  • Lanzar y recoger

Ahora que hemos aprendido a arrancar nuestro diábolo, vamos a aprender a lanzar y recoger. Para lanzar el diábolo arriba, separaremos las manos bruscamente hacia los lados; de modo que tensaremos la cuerda y el diábolo saldrá hacia arriba. Para recoger un lanzamiento, levantaremos la mano hábil y apuntaremos con el palito directamente al eje del diábolo. Cuando el diábolo entre en contacto con la cuerda, la destensaremos para evitar que rebote sobre ésta y vuelva a salir despedido hacia arriba. Mantener la cuerda tensada para recoger un lanzamiento es importante, pues nos facilitará la recepción.

  • Encestar

Utilizando una caja o un cubo para encestar, lanzar el diábolo con la intención de meterlo en la caja.

Trucos más complicados con diábolos

Después de aprender los trucos básicos, ahora vamos con unos trucos más complicados con diábolos, a ver qué tal se os dan.

  • Látigo

El látigo es un truco muy espectacular. Para llevarlo a cabo; cogemos los dos palitos con la mano hábil, de modo que queden cruzados y con el dedo índice en medio; separando los palitos. Con la mano no hábil sujetamos el diábolo, de modo que el eje quede perpendicular a nuestro ombligo. A continuación la mano hábil, con un movimiento de atrás a delante, caza el diábolo con la cuerda por el eje.

El siguiente paso consiste en situarse de rodillas en el suelo; coger los palitos con la mano hábil y colocar el diábolo en medio de la cuerda (de modo que el eje quede perpendicular a nuestro ombligo). Con la mano no hábil cogemos la cuerda por su punto medio y nos incorporamos; soltando la cuerda y arrastrando la mano hábil hacia atrás. De modo que el diábolo saldrá despedido hacia arriba, momento en el que con la mano hábil cazaremos el diábolo.

  • Cruz

El truco de la cruz consiste en lanzar el diábolo hacia arriba y recogerlo con la cuerda en forma de X. Sujetando los palos verticalmente y dejando la cuerda que cuelgue entre ellos; se mueve el palo derecho pasándolo por el espacio que queda entre la cuerda y el palo derecho; de manera que quede entrelazado en él (parecido a enhebrar una aguja). Una vez hecho esto haz lo mismo con el otro palo y tira de los dos para que quede tensa la cuerda; veras que la cuerda ya tiene la forma de cruz (X) y un tramo horizontal debajo. Para continuar con los juegos solo tendrás que poner los palos con los extremos libres hacia debajo; de modo que la cuerda se escurre por los palos y con el peso del diábolo cae; y la cuerda vuelve a su posición inicial con el diábolo rodando.

Cruz

Parece que se va complicando la cosa, ¿eh? Pues es siguiente truco de diábolos ya nos remata:

  • Cruz doble

El ejercicio de la cruz doble es un poco más vistoso que el de la cruz simple. Lo único que tienes que hacer es sujetar la cuerda por la mitad antes de cruzar los palos y no soltarla hasta el final del ejercicio.

Cruz doble

Uff, nos hemos mareado con tanta vuelta pero, ¿a que ha merecido la pena? Esperamos que se lo enseñéis a vuestros niños, no queremos más parques vacíos, queremos ver diábolos volando por los aires. Y ahora queremos que tú cuentes a nuestros Magos Dálmatas vuestras experiencias de pequeños con el diábolo: ¿sabías estos trucos? ¿sabes alguno más? ¿te costó mucho aprender? Por favor cuéntanos tus habilidades con los diábolos, nos encantaría saberlo todo 😛 .

 

4 Responses to “Vuelve a tu infancia con los diábolos”

  1. Madre mía yo sí que era pésima con los diábolos…a ver si mi hija Sandra no hereda eso de mí!

    Responder
  2. Jamás en la vida se me han dado bien los diábolos. heredé el de mi hermano y se guardó pronto en un baúl. Yo con saber arrancar el diábolo ya me confromaría 🙁

    Responder
  3. ¡Cuánto recuerdos en la infancia con los diábolos! Recuerdo que me pasaba horas y horas jugando al diábolo con mis vecinos en la puerta de mi casa. La verdad es que se echa en falta estos juegos actualmente.

    Responder

Deja Tu Comentario