¿Conoces historias de miedo para Halloween?

historias de miedo para Halloween

¡Cuenta a tus hijos historias de miedo para Halloween y pasad una noche de miedo!

¿Cuánto queda para Halloween? ¿Cuatro días? ¿Nada más? ¡Ayyyy! ¿No estáis nerviosos en casa? Bueno tú a lo mejor no, pero pregúntale a tus hijos, verás. Los Magos Dálmatas sí que lo estamos, porque somos un poquito infantiles y nos encanta este día. ¿Por qué? Por los caramelos, los disfraces, las calabazas… En resumen, por el ambientazo que se monta estos días.  Y, ¿sabes lo que le pondría la guinda a la noche? ¡Contar historias de miedo para Halloween! ¡Sí! Pero con cabeza, ¿eh? No les vayas a contar a tus hijos una historia de mucho, mucho miedo, a ver si van a quedar traumatizados. Cuéntales unas historias de miedo para Halloween más “light”, que les dé susto, pero que puedan dormir esa noche.

Además, si aparte de las historias de miedo para Halloween, ambientas tu casa con adornos terroríficos y te disfrazas, crearás la atmósfera idónea para pasar una noche… ¡de miedo! Y es lo que en Magos Dálmatas te traemos hoy; historias de miedo para Halloween para que se las cuentes a los niños y paséis una noche estupenda entre chucherías, cuentos y demás parafernalia. ¿Quieres conocerlas? A lo mejor eres un poco “cagueta” y te da miedo. ¿No? Bueno, bueno, allá tú, nosotros te hemos avisado; que estas historias de miedo para Halloween no son moco de pavo…

Historias de miedo para Halloween que te pondrán los pelos de punta

¿Estás deseando conocer nuestros cuentos de Halloween, ¿verdad? Lo entendemos, así que no nos vamos a hacer mucho de rogar. Te vamos a contar unas historias de miedo para Halloween que te pondrán los pelos de punta. Son aptas para niños, pero eso no quita que vayáis a pasar miedito en casa… ¡Quien avisa no es traidor!

La niña de la montaña

Si te gustan las historias de miedo para Halloween, “La niña de la montaña” es la tuya. Veamos de qué va:

Hace algún tiempo fui con mi padre a una casa que se había comprado en lo alto de una montaña. Hacía tres años que mi mamá nos había abandonado porque ya no quería a mi papá y para que yo no sufriera me dejó con él.

La casa que había comprado mi padre me gustaba mucho porque era grande y estaba apartada. Sin embargo, cuando entré, hubo algo que me dio muchos escalofríos.

En la casa había habitaciones muy oscuras que daban mucho miedo. La noche que llegamos fue la peor de todas. El cuarto era muy grande, pero tétrico. Había mucho ruido y yo estaba muy nervioso. De repente, vi una imagen de una niña en la pared; estaba llorando y tenía el rostro lleno de lágrimas, con su pelo sedoso y rizado. La niña se puso las manos en la cara cuando vio que la estaba mirando.

Me asusté mucho así que fui corriendo a la habitación de mi padre; el cual me dijo que estaba muy cansado del viaje y que seguramente era una pesadilla. ¡Pero la niña llegó a la habitación de mi padre! Y le dio con un cuchillo provocándole un corte profundo.

A la mañana siguiente mi padre tenía un corte de la misma manera que lo había visto por la noche, pero él no recordaba nada. Pensó que se había cortado haciendo la comida. Yo sé que eso no es así, sé que esa niña que lloraba con las manos en la cara tuvo mucho que ver.

¡Qué miedo, por favor! ¡De las historias de miedo para Halloween que más “mal rollo” nos ha dado!

La niña de la montaña

El cuento de la llorona

El cuento de la llorona comienza con una bruja malvada que vivía en el bosque cerca del lago. Todos la temían pues maldecía los lugares donde iba y a todas las personas que se encontraba. Pero tenía corazón, y se sentía muy mal por sus hijos, que eran lo único que le importaba.

Un día, por todo aquel mal que hizo, el demonio mandó a que se arrepintiera por hacer la vida imposible a los demás. Sus hijos serían el sacrificio para la culpa. Así fue como la bruja se acercó triste al lago y ahogó a sus pequeños.

Cuando vio los cuerpos de sus hijos flotando inertes en el agua, la bruja se dio cuenta de lo que había hecho y de lo mal que se había comportado con la gente del pueblo. Así la bruja cada día mostraba su arrepentimiento hasta que murió de pena por sus hijos. Su alma sigue divagando por el pueblo y el bosque. Dicen que cada noche se puede escuchar perfectamente el llanto ante la tristeza del fallecimiento de sus hijos. El espíritu de la llorona quedará atrapado por siempre en el lago que hay algo lado del bosque.

¿Habéis visto? También tenemos historias de miedo para Halloween con moraleja: sé bueno con los demás y tu vida irá “sobre ruedas”.

Un pueblo misterioso

En esta lista de historias de miedo para Halloween, no podía faltar la historia de un pueblo misterioso. ¡Da mucho miedo!

A mi amiga Sara y a mí nos gustaba salir a buscar pequeños pueblos desconocidos y, a ser posible, abandonados; dado que estamos cansadas de estar escuchando todo el día el ruido de los coches y queríamos unos días tranquilos.

Así que llegamos a un pequeño pueblo bastante apartado de la civilización. En él había varias casas, un colegio, un hospital y una tienda entre otras cosas. Básicamente tenía todo lo necesario para poder vivir. Los edificios tenían un diseño bastante clásico, aunque estaban muy bien reformados, por lo que pasear por sus calles era como volver al pasado. Nos llamó la atención que no hubiese coches salvo algunas viejas camionetas también reformadas. ¡Habíamos encontrado uno de los sitios más sorprendentes y maravillosos que no podríamos haber imaginado al organizar nuestras rutas!

Después de estar varias horas allí y conocer a gente fantástica, decidimos marcharnos. Pero antes, un hombre que cultivaba flores nos regaló un pequeño ramo a mí y a mi amiga.

Durante el camino de vuelta paramos en un bar para reponer fuerzas. Mientras hablábamos del lugar, uno de los camareros se acercó a nosotras y nos preguntó si estamos hablando de ese pueblo. Cuando se lo afirmamos, su cara se quedó blanca. Nos explicó que el pueblo había quedado abandonado hace muchísimos años debido a una catástrofe natural, y los que sobrevivieron decidieron irse a vivir fuera.

Pensamos que nos estaba tomando el pelo, que eran historias de miedo para Halloween; por lo que decidimos quedarnos esa noche y volver a la mañana siguiente para comprobarlo con nuestros propios ojos. Al llegar era cierto que todo estaba abandonado. Todos los edificios eran exactamente iguales y encontramos también las camionetas, pero nada de ello estaba rehabilitado. El caso es que los ramos de flores seguían en el asiento trasero de nuestro coche.

Ya sabéis que en los pueblos es donde mejor se pueden contar historias de miedo para Halloween. Si tiene pocos habitantes, es el lugar idóneo para crear ese ambiente terrorífico. Y más si el pueblo es el protagonista de las historias de miedo para Halloween. Verás qué miedo…

Un pueblo misterioso

¿Te han gustado nuestras historias de miedo para Halloween? Nosotros cada vez que leíamos una teníamos que parar a coger aire (y mirar si estaban bien cerradas las puertas) porque… ¡vaya tela! ¡Qué miedo! Oye y por casualidad no conocerás tú otras historias de miedo para Halloween, ¿verdad? A los Magos Dálmatas nos encanta pasar miedo; sí, somos algo masocas, así que si conoces más historias de miedo para Halloween, ¡compártelas con nosotros!

 

One Response to “¿Conoces historias de miedo para Halloween?”

  1. Uf qué mal rollo la de la niña de la montaña. Entré buscando historias de miedo para Halloween y me las he encontrado sísí… uff!!

    Responder

Deja Tu Comentario