¡Diviértete Haciendo Jabones!

jabones

¿Qué, que se pueden hacer jabones?

Mmm… ¿Qué es eso? ¿A qué huele? ¡Vaya! ¡Pero si son jabones caseros! Los Magos Dálmatas tenemos muy buen olfato y no se nos escapa ninguna. Sabemos que es mucho más cómodo ir a la tienda y comprarte un jaboncito pero, ¿no sienta mucho mejor sentirte orgulloso del trabajo que has hecho por ti mismo, compartiendo un ratito artesanal con tus hijos? (Aunque obviamente los primeros que hagáis juntos van a ser algo…extraños, no te vengas abajo, la práctica hace al maestro 😉 ) Y además cuando tengáis un poquito más de práctica, ¡lo podréis hacer con formas y todo!

Ahora que poco a poco se nos irá yendo el calor y se irá metiendo el frío y no apetece mucho salir de casa, es un buen momento para enseñarles a los más pequeños que no sólo se lo pueden pasar bien viendo la tele, con el ordenador o la consola, y para ello queremos enseñaros a hacer una manualidad tan divertida como simpática. ¿Nunca habías hecho jabones en casa? Bien, pues este es tu momento, en Magos Dálmatas te lo ponemos muy fácil.

Cómo hacer jabones caseros

Nos gusta enseñaros a hacer manualidades o talleres con niños y hoy os vamos a enseñar cómo hacer jabones caseros con niños, un jabón sencillísimo que además de gustarles hacerlo les encantará utilizarlo. Y seguro que, aunque no lo hagáis muy bien la primera vez, tu hijo acabará dejando el Pokemon Go de lado y se viciará a hacer jabones contigo. Además de ser una manualidad entretenida les enseña a que lavarse las manos puede ser muy divertido ya que además de tener el muñeco, que a ellos les encanta, les dejará en las manos el aroma de las gominolas. Es bueno que comprendan que los productos que utilizamos habitualmente requieren de un proceso de elaboración en el que ellos esta vez formarán parte.

Bueno, empecemos por lo básico:

Materiales

¿Qué materiales necesitamos?

  • 2 litros de aceite de oliva
  • 500 ml de aceite de ricino
  • 600 gramos de flores de manzanilla
  • Agua destilada
  • Lejía seca

Preparación

A continuación una lista explicando los pasos para la preparación de nuestros jabones:

  • Hacer una infusión de la manzanilla con el de aceite de oliva. Es importante hacer esto primero para que la infusión pueda ir haciéndose mientras se prepara el resto de ingredientes. Para hacer tu infusión, debes hacerlo a fuego lento y por un tiempo de unas dos horas mínimo. Asegúrate de mantener la olla o el cazo en el que hagas la infusión a fuego bajo para no quemar el aceite o las flores.
  • Preparamos la solución de lejía. Para ello tendremos que medir 186 gramos de lejía seca en un recipiente químico seguro.
  • Pesa medio litro de agua destilada y viértela dentro la lejía. A medida que completas este proceso y combinas los ingredientes, te darás cuenta de que el agua se calienta rápidamente y se producen algunos humos. Lo mejor es crear su solución de lejía en un área bien ventilada.
  • Coloca un termómetro en la solución de lejía recién creada y reserva de forma segura a un lado para que se enfríe.
  • Mientras la solución de lejía se está enfriando y la manzanilla sigue al fuego con el aceite, vamos a echar el aceite de ricino con el que conseguiremos que nuestro jabón haga espuma.
  • Una vez han pasado las dos horas, reservamos la infusión para que se enfríe un poco. Con la lejía a temperatura ambiente y la infusión templada procedemos a la mezcla entre ambas partes, primero colando la manzanilla para que no queden restos en el aceite de la infusión. Vierte lentamente el agua de lejía en los aceites y remover manualmente durante unos minutos hasta que la mezcla sea de un color y una textura uniforme.
  • Mezcla bien el aceite y la lejía con la batidora. Ten en cuenta que, debido a la alta cantidad de aceite en este jabón, necesitarás remover o batir más rato para que quede todo bien diluido.
  • Cuando tenga la textura como la de un flan, podemos dejar de batir y echamos la mezcla, en un molde que, si no tienes, puedes aprovechar por ejemplo la base de un cartón de leche.
  • A las 24 horas puedes desmoldar y dejamos que repose al menos durante tres semanas para que quede en las condiciones óptimas de uso.

Cómo hacer jabones con flores

Ahora que ya eres un “jabonero” en toda regla, vamos a ponértelo un poquito más difícil y vamos a ver cómo hacer jabones con flores. A los pequeños les encantará participar en la elaboración, porque implican muchas flores y su recolección.

Materiales

  • Pastilla de jabón grande de glicerina.
  • Flores
  • Esencias de flores
  • Aceite de coco

Preparación       

  • Colocaremos la pastilla de glicerina en el interior de un cuenco y luego; colocaremos ese mismo cuenco sobre una olla llena de agua al fuego. Cuando se hayan disuelto todas las hebras, lo retiramos del fuego.
  • Dependiendo de las flores que se hayan recogido, pondremos unas esencias u otras, pero no debe faltar la menta, que es antiséptica. Podemos añadir una cucharada de aceite de coco que es súper hidratante y luego, unas gotas de esencia de las flores que hayamos elegido: rosas, jazmín, lavanda…
  • Ahora deja al pequeño desflorar las flores y añadirlas a la mezcla de jabón, cuando se haya colocado en los moldes. Así podrá colocar todas las que quiera y donde quiera.
  • Dejar enfriar un día entero.

Ya solo quedan los jabones para expertos…

Pues sí, ya después de esto tienes que ser un fuera de serie haciendo jabones; así que ya solo quedan los jabones para expertos. Nosotros te vamos a dar una pista. Si tienes un hijo un poquito “friki” de una de las app más populares del momento; Pokémon Go, quizá os atreváis con esto:

pokeball jabón

Os podemos asegurar que os adorarán toda la vida. Nosotros ya tenemos uno…

¿Y bien? ¿Qué te ha parecido este post? ¿Te ha resultado útil? ¿Te vas a atrever a hacer jabones con tu hijo en casa? Pues por favor, ¡no dudes en contárnoslo! Los Magos Dálmatas somos muy curiosos y nos encanta saber si os gusta las cosas que os contamos. Nos llega el olor a jabón recién hecho por aquí… 😉

 

4 Responses to “¡Diviértete Haciendo Jabones!”

  1. Había escuchado de las abuelas que se hacían jabones en casa pero no pensaba que era tan fácil! Me lo apunto! 😀

    Responder
  2. Cecilia Alonso

    Estamos esperando con impaciencia a que vengáis la semana que viene a mi casa al cumpleaños de Ricardo. Que tantas recomendaciones que me han dado no deben ser en balde!

    Responder
  3. María Isabel

    Qué artículo más interesante! Así me entretengo con mi hija hasta que empiecen las actividades extraescolares, haciendo jabones! Y encima parece súper fácil, vamos a empezar con el jabón casero básico. Ya os contaré qué tal. Saludos desde Alicante.

    Responder

Deja Tu Comentario