Ayuda a tu hijo con los deberes sin caer en errores

deberes

¿Sabías que para hacer bien los deberes hay trucos?

Sí, existen truquillos a tener en cuenta a la hora de ayudar a tus hijos con los deberes. Porque a ver, estemos a favor o en contra del debate que hay ahora mismo sobre si los niños tienen que hacer o no deberes en casa; sí que ahora mismo tal y como están las cosas, los deberes están por las tardes en las casas. ¿Es o no? Las tareas escolares refuerzan, nos guste o no, lo aprendido en clase ese día. Es una labor de los niños, pero los papis también tienen que colaborar: tiene que vigilar, apoyar y conseguir que los chicos cumplan las tareas; además de resolver sus dudas. Pero, ¡¡IMPORTANTE!! Nunca, nunca, jamás de los jamases, le hagáis los deberes a los niños. ¡Así no aprenden! Les podéis guiar, pero nunca les digáis las respuestas a todo. Es súper importante tenerlo en cuenta.

Hoy en Magos Dálmatas os vamos a dar unos consejos para ayudar a tus chicos con los deberes para que no les perjudiquéis y que al final sea un rato ameno. ¿Quieres conocerlos? ¡Sigue leyendo!

¿Qué podemos hacer para ayudar a nuestro hijo con los deberes?

Aunque el “trauma” de la vuelta al cole ya haya pasado hace casi dos meses; a los niños les gusta del colegio la parte de jugar, no la de los deberes y los madrugones. ¿Cierto? Antes de empezar con nuestra lista para ayudaros con las tareas escolares de los niños, os vamos a dar un consejito. Así, gratis. Lo que los niños necesitan siempre a la hora de hacer los deberes es: apoyo. Es muy importante que los niños sientan que sus padres están ahí, no para regañarles, sino para ayudarles en el arduo camino que es la escuela. ¡Qué poco nos gustaba madrugar a nosotros…! Ya, después de esta aclaración, pasemos a ver qué podemos hacer por nuestros hijos para ayudarles con las tareas del cole.

Lugar fijo

Los niños tienen que hacer sus tareas siempre en el mismo sitio. Vale, si estáis de viaje de fin de semana y tiene que hacerlo fuera de casa, no pasa nada; aunque podría intentar hacerlo antes de salir de viaje. Nos referimos, a que si el niño suele hacer los deberes en un lugar fijo, que los haga siempre ahí. Que no aproveche y se vaya a la cocina mientras se prepara la cena, en el salón mientras otros ven la tele… No. Si no tenéis un lugar de estudio asignado para el chico, no pasa nada; solo necesitaréis un sitio silencioso: sin distracciones, sin tele… Pero siempre el mismo.

No protestéis

¡Eso es un error garrafal! Los deberes son lo que son, no protestéis. Aceptad la realidad. Si veis que sobrepasan a vuestro hijo, que se pega toda la tarde encerrado en su habitación trabajando; acudid al colegio para notificarlo. Pero en casa se debe respetar la decisión del profesor.

No los hagáis

Como os hemos dicho antes, es muy importante a la hora de ayudar a vuestros hijos con los deberes que no los hagáis vosotros. Realizar las tareas escolares de los chicos no ayuda. Así no contribuiréis a aumentar su capacidad de trabajo ni su disciplina; además de que no aprenden nada nuevo. ¿Queréis eso para vuestro hijo?

No los hagáis

Paz y tranquilidad

Exacto. El rato de los deberes no tiene que ser un suplicio ni para vosotros ni para los niños. Tenéis que convertir ese tiempo en un rato de paz y tranquilidad para todos. Intentad no reñirles ni levantar la voz. Si los niños tienen dificultades debe consultarlas con el profesor al día siguiente. No os pongáis hechos unos basiliscos si vuestro hijo todavía no sabe hacer una cosa bien. Es muy perjudicial crear en casa un ambiente de ansiedad ante todo lo relacionado con la escuela. Sed prudentes y relajados.

¿Cómo organizamos el tiempo de estudio?

Ahora que os hemos dado unas pautas para ayudar a tu hijo a hacer los deberes, vamos a ver cómo hay que organizar su tiempo. Depende de la edad que tengan los niños, serán más o menos horas de estudio. Lógico, ¿no? Vamos a ver qué más cosas podemos hacer para organizar el tiempo de estudio.

Establecer la hora

Hay que establecer la hora de comienzo y la hora de finalización; y hay que seguirlo ¡a rajatabla! Si alguna vez por causa mayor no se puede seguir el horario, no pasa nada. Pero es importante establecer unos tiempos para crear una rutina de estudio adecuada.

Tiempo de estudio

Si el niño es pequeño, de hasta 6 años, con 15 minutos de tiempo de estudio es suficiente. En ese tiempo pueden leer o hacer las cuentas de esos cuadernillos tan famosos que nos mandaban de pequeños. Si son un poquito más mayores, de 6 a 8 años, con 30 o 40 minutos ya es suficiente. Si el niño tiene entre 8 y 10 años, aumentamos a una hora de tiempo para hacer los deberes. A partir de esa edad, el chico debería echar entre unos 60 y 90 minutos de estudio. Ya cuando sean todos unos hombrecitos y estén en Bachillerato, lo suyo sería que estuviesen estudiando de 2 a 3 horas.

Pausas

Hay que estudiar, sí. Pero seamos humanos. Llega un momento en que la cabeza se embota de tal manera que ya no entra nada nuevo, ¿cierto? Pues con una pausa de 10 minutos cada hora de estudio es suficiente para refrescar un poco nuestro cerebro.

Pausas

Asignaturas

Es un dilema. Los niños tienen muchas asignaturas, así que ¿por cuál deben empezar? Desde nuestro punto de vista no deberían empezar por la más difícil. Estudios demuestran que pasados los 30 primeros minutos de estudio, es cuando los niños alcanzan su máximo rendimiento. Ahí es cuando deben coger la asignatura que tengan atravesada y darle duro. A la hora y media el rendimiento disminuye, así que es momento de ponerse con la más fácil.

Padres del mundo, decidnos: ¿cumplíais estas directrices? Con sinceridad, venga… Nosotros te decimos que nuestros padres las cumplían medio sí medio no. Y nosotros intentamos con nuestros chicos que la hora de los deberes sea un buen rato; pero sabemos que es algo difícil para ellos. ¡No desesperéis! ¡Paciencia! Contadnos a Magos Dálmatas si os han funcionado nuestros consejos y si la hora de hacer la tarea ya no es tan “traumática” para los chicos. Y si conocéis más truquillos, ¡contádnoslos! Queremos hacerle la vida más fácil a los papis y a los niños. ¿Quieres contribuir?

 

5 Responses to “Ayuda a tu hijo con los deberes sin caer en errores”

  1. Lo de tener un lugar fijo sí que lo teníamos por rutina en casa a la hora de hacer los deberes, pero los demás pasos no. Me los apunto!

    Responder
  2. Ahora me siento mal con mi hija puesto que yo la ponía a estudiar sin parar, sin darle pausas. Pero ahora veo que el rendimiento es peor, así que haré lo que decís y le permitiré parar de vez en cuando a la hora de hacer los deberes. Muchas gracias, me habéis ayudado mucho.

    Responder
  3. Hacer los deberes con mis hijos se convierte cada tarde en una odisea. Estaba pensando en contratar a una profesora para que viniese a mi casa y lidiara con los niños. La verdad es que nunca he tenido en cuenta estos pasos. Voy a probar con estos consejos a ver qué tal se nos da. ¡Gracias!

    Responder
  4. Cada tarde es una lucha para hacer los deberes en casa con mis dos hijos. Son muy nerviosos y me cuesta la vida hacer que se concentren. Me apunto todos y cada uno de estos consejos a ver si puede ser que mejoren. Gracias 😉

    Responder
  5. ¡Los deberes! Auténtica odisea cada tarde con mis hijos. Muy buenos consejos para tratar de hacer los deberes con niños. La verdad es que el del lugar fijo es una realidad. Lo tengo visto y comprobado, como cambie de lugar los pequeños pierden la concentración y comienzan a distraerse.

    Responder

Deja Tu Comentario